Construcción de hábitos en entornos deportivos

 TEMA:

En el artículo de hoy nos concentramos en brindarles a todo el staff deportivo un conjunto de estrategias para setear su ambiente de trabajo y construir hábitos verdaderamente sólidos en su entorno deportivo.

¿Empezamos?

 
Un poco de contexto…

Cotidianamente tanto entrenadores como preparadores físicos nos enfocamos en la mejora del rendimiento deportivo de nuestros clientes desde diferentes aristas.

El entrenador plantea un esquema de juego con todo lo que ello conlleva y el preparador físico hace lo suyo con un enfoque basado en patrones de movimiento y cualidades físicas (fuerza, resistencia, velocidad, etc). 

Para nosotros una parte muy importante de nuestro trabajo es crear conciencia acerca de la importancia de la adquisición de hábitos que mejoren la performance.

La gran pregunta… ¿cómo lo hacemos?

De a poco, de manera poco sistematizada, incluímos conceptos en comentarios o conversaciones random que incluyen frases como “deberías descansar mejor”, “es importante que te hidrates”. Y en el mejor de los casos, damos alguna charla o taller a los atletas. 


Hoy vamos a ver algunas estrategías para mejorar los hábitos de tus deportistas y que estos se conviertan en el “oxígeno” de su espacio de trabajo. Prestá atención porque cada una de ellas son super útiles y sencillas de aplicar.

Cuatro estrategias para mejorar los 

  • Estrategia Nº1: Ser los arquitectos del ambiente 

¿Sabías que el ambiente es la mano invisible que modela el comportamiento humano?
Así es, el espacio físico es capaz de controlar la conducta humana y nos da la pauta de que el contexto en el que se desarrollan las personas ejerce control sobre las conductas emergentes. 

Por eso, es importante que todos los espacios físicos que sean de uso común, por ejemplo: sala de pesas, espacio de kinesiología, vestuario, pasillos, buffet, tengan una intencionalidad.

A la hora de pensar tus espacios, tené en cuenta los siguientes tips:

✓ Es más simple que un atleta recuerde la importancia de hidratarse si en el sector de entrenamiento hay una estación de hidratación y un cartel visual acerca de la importancia del agua. 

✓ Es más simple crear un clima de desafío en la sala de pesas si en una pizarra aparece un ranking de atletas con sus marcas personales en diferentes ejercicios de fuerza 

✓ Es más simple cambiar el comportamiento alimentario si en los espacios donde los atletas están tienen acceso a comida saludable.

Recordá siempre:

Si querés que tus atletas incorporen buenos hábitos, diseñá junto al staff un ambiente de alto rendimiento.

  • Estrategia Nº2: Registro de hábitos 

Otro punto fundamental en el proceso de construcción de hábitos de alto rendimiento, es la estrategia denominada registro de hábitos. 

Esta estrategia debe realizarse, idealmente, en periodos no competitivos.

El registro de hábitos consiste en hacer consciente las conductas que se realizan cotidianamente.

La forma más simple y ágil de iniciar con este ejercicio es realizar una lista de las acciones que cada atleta realiza en un día.

Es importante que estas acciones estén en orden cronológico e indicar si esa conducta (hábito) es :

+ (Positiva) 

– (Negativa) 

= (Neutra)

A modo de ejemplo:

  • Estrategia Nº 3: Llevar un historial de hábitos 

Un problema frecuente a la hora de adquirir hábitos tiene que ver con la recompensa retardada que conllevan los mismos.

Por ejemplo, cambiar la alimentación suele tener un efecto retardado no inmediato, y en estos contextos la motivación del atleta encuentra un punto de caída.

Una manera sencilla de mantener la motivación por continuar, es llevar un historial que mida el progreso gradual de los hábitos. 

Este ejercicio es tan simple como escribir en un calendario los días que el atleta va realizando un hábito. 

La ciencia demostró que las personas que llevan un registro de su progreso son más proclives a mejorar que aquellas que no lo hacen.

Cuando recibimos una señal que indica que estamos avanzando nos sentimos motivados para continuar el camino.

El staff puede inculcar el registro de hábitos en una simple planilla visible para todo el equipo como la siguiente:

  • Estrategia 4: Píldoras de video 

Cualquier deportista suele sentirse identificado con una superestrella de su deporte, a quien seguramente admira. Es mucho más fácil para los miembros de un staff que un atleta siga los hábitos de su superestrella favorita. 

Esta estrategia apunta a aumentar el nivel de engagement de los atletas para la adquisición de un hábito, ya que con una frecuencia semanal los deportistas reciben videos cortos (píldoras) en donde por ejemplo “Kobe Bryant” o “Lebron James” explican algunos de sus tanto hábitos de alto rendimiento. 

Lo más importante para determinar qué tipo de estrategia elegir para cada deportista es entender cómo puede entrar ese mensaje en el atleta. Ya no estamos tan centrados en el QUÉ.

El desafío para los formadores del 2022 es trabajar en el CÓMO impactar positivamente en nuestros atletas. 

Palabras finales 

Hasta aquí esta entrega, destinada a crear sistemas y estrategias para la adquisición de hábitos en entornos deportivos.

Creo fielmente que todos los miembros de un staff deportivo tenemos que involucrarnos en este trabajo de fondo.
 El rendimiento de un atleta no solo es fruto de su trabajo en el campo, también es fruto de sus pequeñas conductas fuera del campo de entrenamiento, y ese es un meta-objetivo de cualquier formador.

Esperamos que este artículo les haya gustado. Nos vemos en la próxima edición.


No olviden suscribirse a nuestra comunidad, si es que aún no lo hicieron y disfrutar de todos los beneficios de #ComunidadLift.

¿Querés aprender más? Elegí alguno de nuestros cursos y pagalo con un 20% de descuento si ya sos miembro. ¿Aún no sos miembro? ¡Dale clic acá y sumate!

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp